“Fue un minuto pero pareció eterno”, dijo víctima de rapiña en comercio de zona sur

Tenían el rostro cubierto por pasamontañas y sobre él llevaban colocado el casco integral. Así, dos sujetos se apersonaron al comercio “24 horas” de la esquina de Independencia y Silverio Martínez y –exhibiendo un arma de fuego– lograron despojar del dinero de la caja del local y de la riñonera de un cliente.

La rapiña duró menos de un minuto pero a las víctimas les pareció una eternidad. Los asaltantes se llevaron la recaudación del momento, una cifra cercana a los tres mil pesos, más dinero y un celular del cliente al que golpearon.
De acuerdo con el relato vertido a EL TELEGRAFO por una de las víctimas, las rejas del comercio se cierran a la medianoche. Pero los sujetos se apresuraron a entrar antes. “Había dos chicas atendiendo y yo estaba en la cámara de frío. Entraron dos individuos, uno solo armado aparentemente. A los gritos pidieron que nos agacháramos y que les diéramos la plata. Había un cliente también, que estaba yéndose. Una de las chiquilinas salió corriendo hacia donde yo estaba y la encerré en la cámara de frío. La otra cajera quedó donde estaba porque la trancaron los delincuentes”.
“Uno piensa que tampoco podemos salir a hacerles frente, a detenerlos, porque estamos jugando con nuestra vida. Fue una situación que duró menos de un minuto, pero que fue eterno. Andaban los comentarios (de gente) de que no ayudamos, pero en ese momento me salió encerrar unas de las chiquilinas porque el tipo venía apuntándonos con el revólver”, agregó. Una vez obtenido su botín, los delincuentes se dieron a la fuga por Silverio Martínez y habrían abordado una motocicleta que dejaron estacionada a media cuadra.
En tanto, el comerciante dijo que en los dos años que llevan trabajando en el lugar, “hemos tenido robos de mercadería pero nunca un asalto a mano armada”.
“Nos salvó que no lastimaron a nadie. No es changa estar en esa situación, porque uno puede contarlo pero otra cosa es que lo vivas en carne propia. Vos no sabés qué va a pasar. Uno piensa que tiene hijos, familia, y no sabés si vas a salir de esa situación y si lo hacés, cómo. No sabés nada. Ellos venían decididos a todo. Se iban a llevar plata sí o sí, disparando o no. Hoy la sacamos regalada y contamos la historia, mañana no sabemos”, dijo lamentándose ante el hecho de inseguridad. A nivel policial, tomó intervención en el caso la Unidad de Investigaciones, que se encuentra trabajando en pos de establecer la identidad de los autores. Extraoficialmente se supo que no se descartaría que pudiera tratarse de quienes perpetraron un asalto similar en una pizzería de la zona, hace unos meses.