Copay invirtió un millón de dólares en seis ómnibus

La empresa Copay presentó anoche formalmente sus tres nuevas unidades carreteras y tres unidades urbanas 0 km, que ingresarán de inmediato a sus servicios. La inversión necesaria fue de alrededor de un millón de dólares, con financiación directa del Bandes.

El presidente de Copay, José Luis Tagliani, abre la presentación, flanqueado por el intendente Guillermo Caraballo y el representante de Bus Matick, Enrique Machado.

En la presentación de los ómnibus estaban presentes el intendente Guillermo Caraballo, el jefe de Policía, comisario general (r) Luis Mendoza, la directiva de Copay, encabezada por su presidente José Luis Tagliani, el representante de Bus Matick en Uruguay, Enrique Machado, y el ciudadano ilustre y exintendente de Paysandú, Walter Belvisi.

“Empezar el año así es un orgullo, con estas seis unidades arribando a Paysandú, un orgullo y un agradecimiento enorme a toda la población de Paysandú”, dijo José Luis Tagliani, presidente de Copay. “No tenemos otro capital que la gente, que el pasajero y por eso tratamos siempre de retribuirle, como lo estamos haciendo ahora”, agregó.

Destacó la incorporación de “máquinas expendedoras de boletos, un servicio más a la población (a través de la empresa española Bus Matick), porque le daremos mayor rapidez al usuario al adquirir el tique y este tendrá más controles y podrá ser de mayor utilidad para la empresa, incluso para la toma decisiones sobre turnos, paradas y horarios”, destacó Tagliani.

El intendente Guillermo Caraballo, cuyo rostro bronceado no podía ocultar que acababa de retornar de sus vacaciones, subrayó su “enorme satisfacción de estar acompañando a los amigos de Copay en la presentación de las seis unidades, que permitirán potenciar el servicio a la gente de Paysandú”.

“Copay integra la comunidad sanducera desde lo más íntimo, es parte del hacer de la ciudad. ¿Quién no ha utilizado el servicio de Copay, esta empresa que reinvindica lo mejor del cooperativismo?”, sostuvo el intendente de Paysandú.

Expresó un saludo “a los 65 años de sueños colectivos, acercando a los sanduceros a sus afectos, sus sueños, su tierra”. Y concluyó indicando que “cuando uno hace inversiones espera que tengan retorno. Ojalá que el pueblo de Paysandú respalde esta iniciativa. ¡Salud, Copay!”

Un asiento ascensor

La unidad 256 incorpora un dispositivo de sillón ascensor para discapacitados Easy Boarding, que proporciona accesibilidad y más confort, seguridad y ergonomía a las personas con las más variadas dificultades de locomoción. Funciona a través de la apertura de una puerta de doble hoja en el lateral del autobús y el desplazamiento del sillón hasta el nivel de la calzada, a nivel de andén. Permite que dos personas con discapacidad viajen en el mismo ómnibus.

“En principio no vamos a destinar el ómnibus a un turno en particular. Estamos al servicio del usuario y si se reserva con tiempo y siempre que sea posible, vamos a colocar el ómnibus 256 en el servicio que sea necesario, en la línea Paysandú-Montevideo-Paysandú”, dijo Tagliani.

Los ómnibus carreteros mantienen la misma identificación con Paysandú en su exterior, con imágenes de diferentes puntos de la ciudad. Una unidad tiene el río Queguay y la bandera de Paysandú a cada lateral, otro la farola del puerto y la costa del río Uruguay, y la tercera Casa Blanca y el Anfiteatro del Río Uruguay.

La inversión

El costo de las unidades asciende a 960.000 dólares, suma que con servicios administrativos trepa al millón de dólares. Cada unidad carretera tiene un costo de 220.000 dólares (660.000 dólares las tres) y los urbanos 100.000 dólares (300.000 los tres). Al mismo tiempo “hemos desafectado tres unidades carreteras, que habían cumplido ya diez años de uso. Entendimos que eso era imprescindible para mantener la calidad del servicio y la seguridad de los usuarios”, destacó el presidente de Copay.

Dos aplicaciones web y teléfonos

Hacia “fin de año” Copay incorporará “dos aplicaciones para ser utilizada en teléfonos inteligentes o en computadoras”, explicó Tagliani. La primera de ellas está relacionada al servicio urbano y “permitirá conocer el tiempo de espera de cada servicio en determinada parada”. La otra, para servicios carreteros “podrá ser utilizada para reserva de servicios y asientos de manera remota. Estará unida a la tarjeta prepaga, permitiendo al usuario abonar al ascender a la unidad, utilizando nuestra terminal inteligente”.

De todas maneras, Tagliani fue claro al indicar que “más allá de todas las incorporaciones tecnológicas, no tenemos pensando en corto ni mediano plazo eliminar el efectivo. Los usuarios podrán ser pagando con dinero en efectivo como hasta ahora, en servicios urbanos y carreteros. Se incorporan opciones, esto es todo”.

Volvo Marcopolo Paradiso 1200

Las tres unidades carreteras, de 44 asientos, son modelos Marcopolo Paradiso 1200, montadas sobre carrocerías Volvo. Presentan un interior más amplio, con asientos acolchados Soft con mayor espuma, de 1060 mm, descansa brazos central, porta revista elástico, apoya pies móvil. La separación entre butacas es de 420 mm. La iluminación interna ha sido optimizada, con luces de lectura con LED y posicionadas sobre el pasajero.

El revestimiento externo es de plástico reforzado en el frente, detrás y techo, los laterales (abajo de la línea de las ventanas) en paneles de aluminio liso encolados. Portezuelas del maletero en chapas de aluminio encoladas en una estructura también de aluminio.

La longitud del vehículo es de 14 metros, la altura de 3,8 metros y el ancho de 2,6 metros. El habitáculo del chofer y guarda tiene una pared de separación en formato curvo con puerta corrediza y de mayor apertura, para facilitar el acceso de los pasajeros.

Volkswagen Marcopolo Torino

Las tres unidades para el servicio urbano son modelos Marcopolo Torino S (la S significa Soluzione, solución en italiano) montado en chasis MAN VW, lanzado al mercado en mayo de 2017. Con capacidad para 44 pasajeros, aumenta los atributos de confort, seguridad, accesibilidad para pasajeros, conductor y al mismo tiempo adopta conceptos prácticos y eficaces para el mantenimiento de la unidad.

Externamente, el Torino S tiene un diseño limpio y ligero, con nuevos conjuntos ópticos delantero y trasero. Con lámparas totalmente en LED y diseño redondo, los faros y linternas tienen mayor eficiencia luminosa y son fácilmente intercambiables, reduciendo tiempo y costo de mantenimiento y reparación.

El puesto del conductor ha sido totalmente rediseñado para ampliar comodidad, ergonomía y facilitar el acceso a los mandos. La consola es más ergonómica, lo que proporciona mayor espacio para las piernas y para su movimiento. El nuevo panel de instrumentos cuenta con teclas de control del tipo IP66 (estándar europeo) y su diseño garantiza mayor aislamiento y sellado y facilita las operaciones de limpieza del vehículo.

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone