No han ingresado procesados al INR local desde el inicio del nuevo código

La antigua cárcel sanducera, actual Unidad 16 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), no ha recibido internos desde la implementación del nuevo Código de Proceso Penal. El cambio sustancial de pasar del sistema inquisitorio al acusatorio, sumado a la posibilidad de suspender el proceso, ha logrado que de las cinco audiencias públicas celebradas por la jueza de Octavo Turno, Gabriela Aspiroz, presentadas por la Fiscalía de Primer Turno, ninguno de los acusados haya terminado tras las rejas. Solo en uno de los casos, la jueza dio lugar a lo formulado por la Defensa y sentenció al hombre a cumplir con la medida de prisión domiciliaria por el término de 90 días.
El recinto donde las personas pagan su pena tras haber cometido un delito abrió sus puertas por última vez el 31 de octubre, donde acogió en el régimen carcelario al autor de una violenta agresión contra un cuidachoches.
Actualmente hay más de 300 personas privadas de libertad en el INR local. Acostumbrados a dar la bienvenida a más de un interno por día, trascendió que desde la excárcel se siente un “respiro” al no continuar engrosando el número de internos y temerse una superpoblación. (Más información en edición impresa).

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone