“Lo fundamental es mejorar la educación”

En esta sensación de campaña permanente en la que se encuentran los políticos uruguayos de ayer y de hoy, el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, estuvo días pasados en Paysandú, se reunió con representantes en el departamento y se puso en contacto con la realidad de la ciudad.
En diálogo con EL TELEGRAFO, destacó que cuenta ya con 24 equipos de trabajo de cara a la campaña de 2019, aunque asegura que no tiene una propuesta –“nadie tiene una”– para esos comicios de dentro de dos años. Además, apuntó a la decadencia de la educación en el país, la que genera falta de seguridad y desempleo.
“La educación es la causa de los dos problemas más grandes del país: la inseguridad y la falta de trabajo. Sin educación no hay seguridad ni trabajo ni progreso. Antes Uruguay tenía una de las mejores educaciones de Latinoamérica y hoy es una de las peores. El 30% de los chicos que termina sexto año tiene dificultades para escribir, en un mundo donde la tecnología va a suprimir los trabajos primarios”, afirmó el empresario.
“En Uruguay nacen 48.000 niños por año y de esos, 27.000 lo hacen en la pobreza. Esos niños van a tener inconvenientes para progresar en la vida. No es el mundo en el que nosotros nacimos, un país donde te daba oportunidades. No hay mayor injusticia para un país donde hay desigualdad de oportunidades”, ahondó Novick.
El candidato aseguró que esta postura “va más allá” de las políticas económicas, sobre las que no tiene “grandes quejas”. Pero sí desde un punto de vista social. “La gente no vive segura, no hay trabajo, los hijos no están bien educados. Cambiar los valores es mucho más difícil. Uruguay era un país de trabajadores, de hijos y nietos de inmigrantes. Se está terminando con el valor de la familia, que es la base de la sociedad, con el respeto por los padres, por la maestra, por el policía. Eso lleva mucho más tiempo cambiarlo que la política económica”, enfatizó.
Novick habló sobre “vender el trabajo de los uruguayos” al destino que sea, de abrirse al mundo, sin importar el color político de los líderes mundiales, de entablar acuerdos y tratados internacionales, para contrarrestar los cierres de fábricas, industrias y comercios. También dijo que resulta clave bajar los impuestos para que las empresas foráneas se instalen en el territorio nacional.
“Hoy por hoy los pequeños comerciantes y productores se están fundiendo y los asalariados no llegan a fin de mes porque es caro el agua, el teléfono, hasta la comida. Y para bajar los impuestos, hay que achicar el Estado, y para esto debe haber menos empleados públicos”.
“Había 230.000 cuando llegó el Frente Amplio al gobierno y ahora hay 300.000 y somos los tres millones y poco de siempre”, indicó.
“Esos 70.000 empleados (que se sumaron) le salen al país 1.000 millones de dólares por año; es como una Ancap por año. Nosotros no proponemos sacar a los empleados porque no se puede, pero sí controlar a todos aquellos que no van a trabajar, porque hay muchos ñoquis, se necesita un control estricto. De ese aproximado 5% que se jubila, enferma o cambia de trabajo. Si no tomamos más empleados podemos bajar 12.000 empleos públicos al año. Es mucho dinero y con eso podemos bajar los impuestos”, añadió Novick. (Más información en edición impresa)

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone