Vecinos de plaza Artigas llaman a la reflexión tras el incidente entre jóvenes y policías

El martes la ciudad y el país entero se enteraba, a través de un video que se viralizó rápidamente, de un incidente en plaza Artigas ocurrido la madrugada de ese día. Un grupo de estudiantes, algunos de los cuales habían participado de una marcha en la tarde del lunes, se encontraba en ese momento reunido en esa zona jugando al fútbol. Una vecina hizo la denuncia y la Policía llegó hasta el lugar para dispersar la reunión. Las imágenes muestran discusiones y forcejeos entre las partes. Pocos habitantes que circundan la plaza, que suelen sufrir el ajetreo de los fines de semana con ruidos de motos y parlantes en alto volumen, escucharon algo esa noche. De cualquier modo, hacen un llamamiento a la reflexión.
Graciela, una vecina, aseguró a EL TELEGRAFO que tiene “sentimientos encontrados” luego de este suceso. “Escuché la versión de los chicos y les creo; me parece que la Policía se fue de mambo”, aseguró. Sin embargo, “sigo respaldando a la autoridad de mi país, tiene que haber orden y disciplina, y alguien quien las ejerza y sancione si alguien no las cumple”.
“Si lo miro como madre o vecina de enfrente me parece que se pasaron un poquito. Hay una indignación muy grande de la ciudadanía que está disconforme con el procedimiento. Tienen (por la Policía) que dar ejemplo. Los chicos no estaban armados, no ejercían la violencia”, insistió.
A diferencia de otras veces, esa vez Graciela no escuchó “nada” y no sabe “cómo se dio”, y tampoco sus perras ladraron a raíz del incidente. “A veces son las cinco o las seis de la mañana, con la gente totalmente desacatada (en la plaza), haciendo cosas que estos gurises no hacían, como romper botellas o poner los parlantes de los autos a todo lo que da, y hemos llamado a la Policía cuatro o cinco veces y no ha venido”.
La vecina también reflexionó acerca de las repercusiones que ha tenido el asunto de la mano de las redes sociales y la tendencia, muy actual, de juzgarlo todo rápidamente. “Está todo muy entreverado. Esto está enmarcado en un montón de cosas, en la convivencia, en que la gente se pasa. Si hacemos operativos le llamás represión, si no va la Policía no se hace nada. Hay una línea muy difusa. Las cosas que ponía (en las redes sociales) la gente enseguida del hecho, se toma partido por un lado y por otro. Hacen una tribuna desde las redes sociales”, aseveró.
“Hay una intolerancia y un vociferar todo al golpe de balde que antes no se veía. Enseguida somos juez y parte de todo y no hay una mesura, un comentario que lleve a reflexionar. Tenemos una mesa de convivencia (en la Plaza Artigas) para llegar a acuerdos pero siempre hay quejas de un lado y otro”, concluyó.
PROTOCOLO
Otra vecina, María, tampoco escuchó nada la madrugada del incidente entre los jóvenes y los policías, aunque se enteró enseguida la mañana siguiente. Dijo que debería haber un protocolo más claro sobre lo que pueden o no pueden hacer los que se encuentran en la plaza. Y clamó por una mejora en la relación entre la ciudadanía y la Policía, a la que se la llama “muchas veces” y no acude de inmediato.
El comercio 24 horas ubicado en la esquina de Don Bosco y Zelmar Michelini también fue testigo. “Los pibes que estaban ahí los conozco, son re tranquilos, estaban jugando a los pases, no hacían nada raro”, comentó uno de los encargados. “En cosas peores ni aparecen”, continuó para quien “la plaza está mucho más tranquila que antes”. Al igual que la otra vecina, reclamó que dejen en claro “lo que no puede hacerse” en la plaza Artigas.

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone