Cuidamotos se interpuso ante ladrón que pretendió robar una motocicleta

Muchas veces cuestionados y muy pocas valorados, en este caso un cuidamotos autorizado de la zona céntrica –que trabaja desde hace varios años en la zona de 33 Orientales y Florida– se enfrentó a un malviviente que pretendió robarse una motocicleta y lo amenazó con un cuchillo de mesa. Al grito de “correte porque te quemo”, el delincuente se vio sorprendido cuando el cuidamotos le opuso resistencia, por lo que tuvo que desistir de su plan y huyó corriendo hacia 18 de Julio.
De acuerdo con datos recogidos por EL TELEGRAFO en el lugar del hecho, próximo a las 19 de la víspera, el malhechor –descripto como un joven de unos 1,70 metros de estatura, de complexión delgada y ropa deportiva de color oscuro– se acercó al estacionamiento donde había unas veinte motocicletas. “Se paró enfrente de las motos y me dijo ‘a esta (señalándola) la tengo encargada, me la vine a llevar’ (…)”, narró el cuidador de 37 años que prefirió no ser nombrado por miedo a represalias.
“Se sentó de una en la moto –que estaba estacionada en dirección a la calle–, y me dijo: ‘mirá como me la llevo’ y le rompió la tranca del manillar en un segundo”, comentó. Al notar que el hombre estaba dispuesto a concretar su plan, el cuidador bordeó los demás rodados estacionados y se le paró delante, acaballado sobre la rueda delantera. “De mi estacionamiento no te vas a llevar nada”, atinó a decirle mientras comenzó a forcejear. Ambos se trabaron en lucha y el malviviente, fuera de sí, sacó un cuchillo de mesa de entre sus ropas y amenazó con agredirlo.
En medio de ello, un vecino de la cuadra que observó lo ocurrido y escuchó los gritos, cruzó rápidamente para ayudar al cuidamotos. Al verse superado en fuerza, el malhechor arrojó el cuchillo, se fugó hacia 18 de Julio y se perdió en medio de la gente”.
La motocicleta en cuestión, una Yumbo City, matrícula ICT 4906, es propiedad de una de las cajeras de panadería La Nueva Paysandú. Consultada, dijo que la compró hace tres semanas “porque me robaron la que tenía. Siempre se la dejó a él (a quien nombró) porque lo conozco y confiamos muchísimo en él. Es excelente persona”.

(Más información en edición impresa.)

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone