Investigan otras fuentes energéticas de origen vegetal en predio de Eemac

Un novedoso proyecto se lleva adelante en una de las parcelas de la Estación Experimental “Mario E. Cassinoni” (Eemac) de la Facultad de Agronomía. Se trata de un ensayo comparativo del comportamiento de ciertas especies destinadas a la obtención de biocombustibles de segunda generación. Fue presentado en el marco de las actividades por la Semana de la Ciencia y la Tecnología y consiste en una comparación entre tres tipos de sistemas para la producción bioenergética.
El primer sistema se basa en agricultura convencional, una rotación de dos años con tres cultivos anuales como el trigo, sorgo grano y maíz. En simultáneo, se evaluó el sorgo dulce; pero el destacado en el estudio es el tercer tipo de sistema de producción de energía. “Un cultivo perenne ligno-celulósico, switchgrass; del que hay mucha información tanto en Estados Unidos como en Europa. Se planta una vez y puede durar 20-30 años. La información que tenemos de afuera es que desde el punto de vista ambiental es muy bueno y produce bastante biomasa”, indicó el agrónomo (PhD) Guillermo Siri, investigador de la citada Facultad.
El técnico señaló que fue justamente este tercer sistema el que hasta el momento dejó mejores resultados. “El switchgrass ha tenido los mejores valores de productividad en etanol por hectárea y los mejores balances de nutrientes, mejor balance de energía; un montón de cosas que hemos medido acá en este ensayo, ha sido el que mejor lo hemos catalogado”, aseguró. (Más información en edición impresa)

Compartir:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone