Diario El Telégrafo | Paysandú | Uruguay

Paysandú, Miércoles 11 de Enero de 2017

El IMAE cardiológico para el norte, un tema tabú para el centralismo

Opinion | 10 Ene “En Salto, tenemos todo pronto y lo único que esperamos es que nos digan que sí; después de eso, en una semana lo tenemos funcionando y atendiendo a la gente”. Esto dijo el presidente de la Sociedad Médico Quirúrgica de Salto (SMQS), doctor Arturo Altuna, al ser consultado por EL TELEGRAFO sobre las perspectivas sobre la instalación de un Instituto de Medicina Altamente Especializada (IMAE) cardiológico en Salto, tan reclamado.
Este tema también ha sido planteado por EL TELEGRAFO desde hace casi dos décadas, porque responde a una necesidad de los departamentos del norte del río Negro, sobre todo cuando hay siete IMAE cardiológicos funcionando en Montevideo y el único centro de alta tecnología en el Interior es neurológico y está instalado en Tacuarembó.
La solicitud para este centro cardiovascular se planteó oficialmente en 1998, tuvo una autorización “verbal” --según la página de Presidencia de la República-- en 2012, pero ahora, en respuesta a un pedido de informes de un legislador salteño, se dijo que no hay autorización resuelta y ni siquiera planteo oficial en el Ministerio de Salud Pública (MSP).
En 1998, hubo una solicitud de la Sociedad Quirúrgica de Salto, con el objetivo de atender a los pacientes cardiológicos del norte del país, pero ahora el MSP sostiene que no se hizo la solicitud al Fondo Nacional de Recursos (FNR). Esto aparece como una contradicción, ya que la autorización la da el Ministerio y no el Fondo.
Sin duda, la legítima aspiración de los departamentos del norte del río Negro de contar con un IMAE de estas características nunca gozó de la simpatía del poder central, tanto en esferas gubernamentales como de institutos y profesionales que atienden la problemática, por razones de corporativismo, pero también por determinados intereses económicos.
Tener concentrados todos estos IMAE en Montevideo potencia el poder las corporaciones, la posibilidad de recaudar y multiplicar sus acciones en un área que se ha desarrollado extraordinariamente en los últimos años gracias a la tecnología y capacitación técnica de los profesionales. Pero solo una parte de esta evolución se traslada al Interior y se traduce en una mejor respuesta a los pacientes que, por regla general, deben ser atendidos en forma urgente. Porque cuando hay un problema cardiovascular, cada minuto que transcurre es vital y el paciente que sufre una crisis en Artigas, en el mejor de los casos, puede tener respuesta de alta tecnología a sus problemas cuando transcurrieron ocho o diez horas, en contraste con los pocos minutos para casos de pacientes de la capital.
Ante esta eventualidad --de la que no está libre ninguna persona--, en los centros hospitalarios del Interior a lo sumo se puede intentar algún fármaco o tecnología muy limitada para paliar la crisis, si es posible, hasta el traslado Montevideo para una respuesta definitiva. Es decir, se maneja el mientras tanto, para cuando el paciente está más o menos estabilizado y afronta una carrera loca contra el tiempo en ambulancia para encontrar un lugar --generalmente se tiene prioridad para el Interior-- en un IMAE especializado.
Un panorama similar al de siempre, con el paso de las décadas, con avances tecnológicos, porque pese a los enunciados de buenos propósitos, a las palmaditas en la espalda al Interior desde el poder central, hay escaso interés en trasladar parte de este esquema a lugares clave, más accesibles para las zonas más lejanas de la capital, como sería el caso de Salto.
En 2012, el gobierno anunció la instalación de dos IMAE: uno en Tacuarembó y otro en Salto. En octubre de ese año, la página de Presidencia daba cuenta de que “el ministro de Salud Pública, Jorge Venegas, informó que su cartera trabaja intensamente en la instalación de dos Institutos de Medicina Altamente Especializada, uno en el Hospital de Tacuarembó y otro en una institución privada de Salto. Esto se enmarca en el propósito del MSP, de romper los históricos desequilibrios entre la capital y el Interior del país en el acceso de equipos médicos de mediano y alto porte”.
El disparador actual de cómo se considera --desconsidera, mejor dicho-- el tema en Montevideo fue un pedido de informes del diputado nacionalista salteño Martín Lema, realizado en diciembre, para conocer cuál es la situación del IMAE salteño. La respuesta ministerial fue un documento firmado por el ministro, Jorge Basso, y por el director de Salud, Jorge Quian, que aduce que “el FNR (...) respondió no haber recibido la solicitud de habilitar un IMAE cardiológico en la ciudad de Salto a la fecha del presente informe”.
En su respuesta, además, el MSP señaló que “se han mantenido reuniones con diversos prestadores del Interior, estando pendiente por parte de los interesados enviar proyectos que no pasen por incrementar el número de IMAE existentes en el país, dado que con los actuales existe ya capacidad ociosa”.
Naturalmente, de lo que se trata es de la ubicación geográfica e infraestructura de apoyo porque, aún en el supuesto de que haya “capacidad ociosa”, lo fundamental es una distribución racional, de acuerdo con las necesidades de todo el territorio nacional, y no tener disponibilidad solo en la meca capitalina.
A su vez, desde el Departamento de Administración Documental y Mesa de Entrada del MSP se informó que la Sociedad Médico Quirúrgica de Salto empezó los trámites de habilitación en 1998, pero el expediente fue archivado en 2015.
Debe tenerse presente --para ubicarnos en este contexto-- que “Uruguay tiene aproximadamente entre 2.300 y 2.500 infartos al año”, dijo a El Observador Enrique Soto, actual presidente de la Sociedad Uruguaya de Cardiología y exvicepresidente de ASSE. También aclaró que es una estimación, porque Uruguay no lleva un registro de infartos. Sin embargo, no todos los casos están cubiertos, ya que alrededor de 1.000 uruguayos mueren cada año por esa causa.
Según explicó Soto, “hay dos técnicas para desobstruir el vaso: la angioplastia primaria, que es lo que recomiendan todas las guías como la más efectiva, o los fibrinolíticos, fármacos que disuelven el coágulo”. Como en el Interior no hay IMAE habilitados, no se pueden hacer angioplastias, así que los pacientes son tratados con el segundo método y si sobreviven, se los traslada a un centro de hemodinamia de la capital.
El Sanatorio Uruguay de Salto instaló el equipo necesario en 2015, pero en este momento lo están utilizando solo para análisis periféricos, como el estudio de arterias de los brazos o de las piernas.
“Cuando nos habilitaron (el MSP) a comprar el angiógrafo, lo hicieron en el entendido de que se iba a hacer un IMAE”, dijo el doctor Arturo Altuna, quien recordó que el tema del IMAE fue tratado hace poco. “De hecho, ahora en noviembre nos reunimos con el ministro Jorge Basso, la subsecretaria Cristina Lusztemberg y Alicia Ferreira, quien es la gerenta general del FNR, por lo que no pueden decir que el Fondo no sabe de esto”, acotó.
Reafirmó además que “está todo pronto, esperando que alguien resuelva y que lo haga por sí” y consideró que “es una respuesta errónea la del Ministerio (al pedido de informes)”.
El punto es que, en el Sanatorio Uruguay de Salto, “el equipo está pronto”, según el presidente de la SMQS, al considerar que esto representó una inversión del orden del millón y medio de dólares y recordó que, cuando se solicitó el permiso al MSP para la compra del equipo, “estaba implícito que era para un futuro IMAE de hemodinamia, porque esa enorme inversión no se justifica para lo que estamos haciendo ahora con el equipo, que son estudios de las arterias, de las piernas, de los brazos, algún estudio carotídeo y alguna cosa más”.
Ante un tema de estas características, se requiere desde el MSP --como señaló el facultativo salteño-- que alguien adopte de una vez por todas las decisiones postergadas por falta de voluntad política, que se dejen de darle vueltas al asunto para que se extinga solo y que se deje de atender los intereses profesionales capitalinos, para actuar con un sentido nacional, realmente descentralizador y pasar, por fin, de las palabras a los hechos.


COTIZACIONES

Moneda

Compra

Venta

Dólar USA

27,95

29,55

Argentino

1,50

2,10

Real

8,35

9,65

Euro

28,90

31,90

EDICIONES ANTERIORES

A partir del 01/07/2008

Ene / 2017

Lu

Ma

Mi

Ju

Vi

Sa

Do

12

12

12

12

12

12

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

12

12

12

12

12


Diario El Telégrafo

18 de Julio 1027 | Paysandú | Uruguay
Teléfono: (598) 47223141 | correo@eltelegrafo.com